Es necesario innovar para sobrevivir

Para lograr que nuestro negocio sobreviva en este mundo cada vez más globalizado, con niveles más altos de competencia, con nuevas tecnologías que emergen sin parar, con clientes más exigentes, con nuevas necesidades y tendencias de mercado, la única ruta hacia el éxito parece ser la innovación.

Innovar es un comportamiento empresarial, una actitud que debemos adquirir de manera permanente, la innovación debe ser global e involucrar cada área de nuestro negocio.

Una mentalidad innovadora y creativa hace que nuestra empresa sea dinámica y nos ayuda a asimilar mejor los cambios; y precisamente en ser capaces de asimilar los cambios puede estar la diferencia entre el éxito y el fracaso de nuestro negocio.

Piensen en aquellas empresas líderes en sus respectivos sectores (Nike, Toyota, DELL, Google, entre otros) y notarán que cada una de estas empresas lleva impreso el sello de innovación en sus productos. Pero no se equivoquen al pensar que innovar es tan solo un sinónimo de novedad, es mucho más que eso, es saber identificar las necesidades del mercado y satisfacerlas de la mejor manera posible, es estar un paso por delante de la competencia.

Por lo general innovar es un proceso de "ensayo y error", por ello debe ser un proceso sistemático, ordenado y bien pensado. Existen puntos vitales que debemos conocer si queremos guiar una empresa por el camino de la innovación:

1. Potenciar la creatividad de los empleados. Las ideas forman uno de los pilares de la innovación y debemos propiciar el ambiente necesario en nuestro entorno que estimule la creación de nuevas ideas. Las ideas son el inicio pero no el todo, tener ideas no quiere decir que nuestra empresa sea innovadora, hace falta más que eso.

2. Reducir la resistencia de los empleados al cambio. Esta es talvez una de las tareas más difíciles dentro del proceso de la innovación. Hay que empezar "dando el ejemplo", si no estamos convencidos nosotros mismos del cambio, entonces como convencer al resto del equipo. Tenemos que poder demostrar con hechos los beneficios del cambio.

3. Ajustarse al carácter multidisciplinario de la innovación. Los equipos de trabajo siempre estarán compuestos por personas con distintas formas de pensar y distintas metodologías de trabajo. La clave es lograr que todos esten sintonizados en la misma frecuencia, que sepan cual es el objetivo que se quiere conseguir. No es lo mismo un equipo de trabajo que trabajo en equipo.

4. Diseñar una estructura organizativa que favorezca el desarrollo de innovaciones. Las empresas inflexibles, tanto las que se resisten al cambio como las que tienen procedimientos complicados o rígidos, están en riesgo de no ser capaces de enfrentar los retos de los cambios económicos, biológicos, políticos y sociales, por tanto están en riesgo de desaparecer.

5. El desarrollo de una cultura orientada no sólo a la innovación sino también a la tecnología. Las empresas altamente innovadoras, por lo general son empresas igualmente tecnológicas. Han desarrollado el olfato para saber como sacar el máximo provecho a los últimos avances tecnológicos. Cada día se hacen más comunes términos como VoIP, blogs corporativos, aplicaciones WAP, GPS, B2B, banca en línea, e-commerce y una larga lista sin mencionar.

Fuentes:
http://www.elpais.com/articulo/servicios/Puede/permitirse/innovar/elpepueconeg/20080720elpnegser_5/Tes/
http://www.tatum.es/intranet/tatum2003/fotos/pub_fichero226.pdf

0 comentarios: