Los consumidores apuestan por las 'marcas blancas'

En cuestiones de economía doméstica las amas de casa conocen todos los secretos de una buena compra. Quizás sean las únicas que no se sorprendan con los datos que arroja un estudio realizado por dos profesores universitarios, pero a los demás consumidores le puede suponer un ahorro en la cesta de la compra.

Intentar ahorrar, hoy por hoy, es una tarea imposible, pero adquirir 'marcas blancas' o del distribuidor puede ayudar al presupuesto de la compra familiar. Estos productos son entre un 18,4 % y un 42,9 % inferior al de las marcas del fabricante, en función de los establecimientos en los que se realice la compra, estos datos se desprenden de una investigación realizada por un grupo de profesores de la Universidad Complutense de Madrid.

El estudio, citado en el número de julio de la revista 'Distribución y consumo' de Mercasa, revela que el diferencial medio de precios existente entre las marcas líderes y las 'marcas blancas' en el sector de la distribución se situó a finales de 2007 en un 39,7 %.

A la hora de adquirir un producto de marca blanca el 69,8 % de los consumidores se fija en el precio, aunque la calidad es otra de las principales características para el 67,6 %.

Los datos, en la investigación original, fueron recogidos entre el 26 de noviembre y el 10 de diciembre de 2007, a través de dos cuestionarios en 300 establecimientos de diez cadenas en el área metropolitana de Madrid y tomando como referencia el precio líder de cada categoría en las marcas de fabricante.

En el informe aparece un ranking del ahorro encabezado por Eroski donde sus productos valen de media un 42,9 % menos que los de la marca líder de cada categoría. Le siguen Carrefour (-40,5 %), Alcampo (-40,2 %), Ahorramás (-39,8 %), Día (-38 %) y Mercadona (-37,4 %).

El secreto oculto de estas marcas son fabricantes casi desconocidos, cuyo gasto en publicidad es inexistente. Además, suelen instalar los centros de producción y almacenaje muy cerca de las grandes cadenas, para ahorrar en transporte.

Otras veces, los que hacen zumos o papel higiénico para las grandes cadenas son los mismos que se anuncian en la televisión. En este caso el ahorro suele venir porque llegan a acuerdos con las cadenas para distribuir otros productos en exclusiva. Hay ocasiones en las que las grandes cadenas presionan a los fabricantes para que les vendan productos a muy bajo precio. E incluso, la calidad del producto disminuye cuando se comercializa como marca blanca.

Además, los autores del estudio consideran que las marcas blancas en el sector de la alimentación van a seguir creciendo y destacan que la popularidad de estas firmas se está extendiendo a muchas categorías no alimentarias. Y estas afirmaciones se encuentran avaladas por la PLMA (una asociación mundial de fabricantes de marcas de distribución), que afirma que las marcas de supermercado están copando sectores antes inalcanzables, como aparatos electrónicos e incluso software para oficina.

"Ha surgido un enorme grupo de consumidores habituales de marcas de distribuidor que causará un profundo impacto en el futuro del mercado minorista", subrayaron los investigadores de la UCM, que incidieron en que los ciudadanos empiezan a considerar ya que este tipo de productos tienen la misma calidad que los que ofrecen los fabricantes.

En su opinión, las 'marcas blancas' aportan cada vez mayor valor añadido al producto a través de su calidad, control, adaptabilidad e innovación, "despegándose de la imagen única de precio bajo", lo que está cambiando la percepción de los consumidores a este tipo de artículos.

Quizás por eso las cadenas comerciales aborrecen el apelativo de "marca blanca". Consideran que se relaciona con productos baratos, y ellos insisten en que lo que venden es la buena relación calidad-precio. Alcampo pide que se hable de "marca del distribuidor". Mercadona insiste en los "productos recomendados", y en que no son "necesariamente los más baratos de las estanterías". (Fuente: Tormo.com)

0 comentarios: