La TV interactiva que debe venir

El éxito de la televisión siempre ha estado flanqueado por sistemas interactivos. El mando a distancia, por ejemplo, ha sido nuestro principal pode poder de acción para participar en los destinos de las emisiones. Cambiar de canal, ir al teletexto,… en definitiva, modificar y buscar una televisión más personal.
Después llegaron los productos periféricos que nos aportan muchas novedades, todo ello bajo la atenta mirada de Internet, el sistema que se alza como mejor exponente de interactividad con el usuario.

Hoy la mejor forma de competir con la interactividad que nos otorga Internet es teniendo una televisión a la altura de las circunstancias, desarrollando la denominada interactividad 2.0, sino la Red seguirá comiendo mucho terreno a la televisión.

Un estudio realizado por la Asociación Europea de Publicidad Interactiva (EIAA) indica que en algunos países de Europa, como es el caso de España, la población pasa más tiempo navegando por la web (12,1 horas semanales) que mirando programas convencionales (11,7 horas por semana).

Pero hay más datos que tienen que preocupar a la “pequeña pantalla”; en una encuesta del Centro de Investigación Pew, en los Estados Unidos, advierte que Internet y la televisión están en una contienda hasta el momento reñida. Por eso, por la salud de la “tele” las Administraciones Públicas deben impulsar de forma clara el desarrollo de la interactividad 2.0 en España, contribuyendo al éxito de los receptores MHP y con ellos su expansión en un mercado horizontal.

Porque hasta ahora no se puede decir que se hayan vendido muchos equipos interactivos para TDT. Más bien lo contrario. No se han hecho los deberes en esta materia. Mientras, las tecnologías avanzan y las necesidades de los ciudadanos son mayores, para hacer gestiones, para encontrar información puntualmente.

Si bien es cierto que los consumidores mayores de 30 años en un 70% eligen la televisión como principal fuente de información, los menores de 30 años prefieren Internet en un 60%. Esto es una tendencia clara de las nuevas generaciones a favor de la Red. Por tanto la era de Internet tiene por delante potenciales posibilidades.

Proyectos IPTV de TV interactiva
Los sistemas de televisión a través de Internet han proliferado en los últimos años. Muchas empresas han acudido a la Red por sus posibilidades audiovisuales. Algunos municipios de toda España se apoyan en lo que se denominan plataformas de televisión digital interactiva accesibles, para comunicar a sus ciudadanos informaciones, imágenes y temas locales de transcendencia en la región que ocupan.

Las noticias de esta manera se difunden primero por Internet y después por la TV local. Una tendencia que se hará más patente a lo largo de este 2009 ya que los inversores a nivel local piensan poner más dinero en la web que en la tele. Se apoyarían en sistemas creados para Internet como Facebook, MySpace, YouTube y Cumbio.

Per oeste es sólo un pequeño ejemplo del poder de la Red con sistemas para conseguir de manera inmediata y de forma personal, lo que queremos ver en pantalla. Y más cuando hoy la TDT local tropieza con la legislación para poder adaptarse a unos sistemas tecnológicos con las mismas exigencias a veces que tiene los grandes operadores. Por eso el futuro interactivo para por la Red o por la TDT local pública de servicio.

Hoy resulta muy “goloso” plantearse servicios interactivos a través de YouTube o MySpace ya que han demostrado que sus niveles de audiencia son poderosos, independientemente de los valores publicitarios, sobre todo en referencia a la gestión de información. Muchas veces producciones amateur son más vistas que las profesionales y su coste de ponerla en el aire y colgarla en un portal online son mínimos.

Hay ejemplos que ilustran esta tendencia. Con una audiencia que crece a ritmo desmadrado en la Red (acercándose a los 900 millones de internautas en todo el mundo, según la consultora Com. Score), los anunciantes británicos decidieron, por primera vez, invertir sus apuestas y gastaron 4.500 millones de euros en Internet y 4.275 millones en televisión.

La razón para invertir más dinero en Internet que en televisión era evidente, por un lado las tarifas en la “tele” son mucho más elevadas en comparación con las de Internet y sobre todo para la audiencia que se consigue. Y detrás de toda esta idea están las posibilidades interactivas de uno y otro sistema, por eso ya tenemos mucho obras y producciones que se hacen sólo para Internet.

Tecnologías a revisión
Hay muchos proyectos para unir a las dos: Internet y televisión. Pero no cuajan. A pesar de todo, compañías de banda ancha siguen tratando de llevar la interactividad a sus redes. El éxito de estas propuestas, residirá en gran parte en la facilidad de uso de la interfaz. Las televisiones son sencillas de utilizar y la interfaz de estas nuevas propuestas debe fluir suavemente en ellas, sin romper con la experiencia a la que estamos acostumbrados a tener con la televisión.

Un navegador o un motor de búsqueda podrían complicar la visión de la televisión, pues llevarían la web completa a los usuarios, quienes en realidad solamente quieren algunas de sus capacidades, tales como las de las redes sociales, para poder aportarles información personalizada o ayudarles a chatear con sus amigos.

Lo más estudiado, real y tangible es la tecnología MHP aplicada a la TDT, aunque ha tenido más éxito en países como Italia que en España. Aquí, igual que pasará con la alta definición, su despegue llegará cuando se produzca el apagón analógico. Ambas son realidades tecnológicas que deberán plantearse con urgencia a través de un Plan Nacional, esperemos a la nueva Ley que debe salir este año.

Por tanto el Gobierno debe hacer un esfuerzo por mejorar este tipo de aplicaciones tecnológicas para cerrar un ciclo que, en el caso de los servicios interactivos, es realmente largo. Todo debería afronrse a la vez, junto a la HDTV, la TDT de pago también debe configurarse en un mercado abierto y horizontal.

Sería interesante que Alta Definición, TDT de pago (con un sistema de acceso condicional) e interactividad 2.0. sean efectivas en un mismo tipo de receptores homologados poniendo de acuerdo a todos los agentes involucrados: radiodifusores, fabricantes y Administración.

Clasificación interactiva
Los servicios interactivos podemos clasificarlos de diferentes formas según el grado de interactividad. Por un lado se encuentra la interactividad local. En ellas, las aplicaciones son emitidas periódicamente y el espectador interactúa con la información que está almacenada en su receptor. El usuario puede acceder a la información pero no puede enviar datos de vuelta desde su receptor.

Los ejemplos más claros de este tipo de sistemas de interactividad son básicamente la EPG (Guía Electrónica de Programación), el teletexto, servicios de información variados (noticias, sorteos, tiempo, Bolsa, tráfico, deportes, anuncios por palabras,…) o los juegos.

Por otro lado se encuentra la interactividad remota. En este caso, además de ver contenidos adicionales en su televisor, el consumidor puede enviar respuestas mediante un canal de retorno, que puede ser la línea de teléfono o el ASDL, entre otros. Ejemplos claros de este tipo de sistemas de participación son las encuestas, chats o votaciones en concursos.

Hay más tipos de servicios interactivos como los denominados permanentes, aquellos que el consumidor puede encontrar de forma continua en la emisión. Y se puede interactuar con ellos independientemente de la programación. Y los sistemas interactivos sincronizados, que son los que están unidos a un determinado programa o sus contenidos, y vienen en diferentes formas. (Fuente: Cablesatelitetv.com Por Javier Muñoz)

0 comentarios: