De la Tienda al Ciberespacio

Desde el año 2008, los empresarios peruanos están apostando cada vez más por el Internet. Hasta hace unos 4 o 5 años atrás, las empresas solicitaban o contrataban a una empresa de diseño web con el fin de tener un sitio web corporativo, pero la mayoría de ellas lo hacían bajo un concepto de que es necesario como parte de la “Imagen” o “publicidad” de la empresa. Otros decían, “no necesitamos un sitio web porque nuestra competencia ya tiene una y no podemos quedarnos atrás...”

Hoy en día esos conceptos van quedando atrás. La crisis económica que ha afectado a todo el mundo, la alta competencia en todos los rubros de negocio, ha hecho pensar y reflexionar a muchos empresarios en el poder que puede llegar a tener un sitio web bien planificado.

Y porque recién los empresarios han puesto sus ojos en la Internet?
Tal vez porque al ver que sus presupuestos de Publicidad y Marketing se veían reducidos y necesitaban: “Vender más”, “Obtener nuevos mercados”, “Bajar costos” obtuvieron una operación matemática muy sencilla llamada INTERNET. Si ese Internet que día a día todos usamos y que cada día ingresa más y más gente en el mundo entero, convirtiéndose en una plataforma de negocios llamada E-commerce o Comercio electrónico.

En el 2008 el crecimiento de las llamadas tiendas virtuales fue realmente impresionante, todos quieren ahora vender en línea, los temores ya van quedando atrás, ahora hay mas información acerca de las nuevas tecnologías y de la seguridad que estas brindan, tanto al consumidor como al empresario. Hasta hace unos 5 años atrás de un grupo de 20 a 25 personas, el 95% nunca había comprado nada por Internet, y solo el 5% si lo hizo, y lo expresaba con cierto temor, por no decir, vergüenza.

Hoy en el 2009, de esa misma cantidad de personas, cerca del 30% ya compra por Internet y lo dice sin temores, ni remordimientos. Esto implica que cada vez el mercado interno a nivel de comercio electrónico en el Perú ira creciendo a pasos agigantados y las empresas deben estar listas para dar el siguiente salto en la carrera de la información vinculada a los negocios, llamada comercio electrónico.

Pero muchos empresarios están cometiendo un error, que a futuro muy próximo, les será muy perjudicial si no toman en cuenta muchos factores. ¿Cuál es este craso error?

Muchos empresarios piensan de que porque es “Internet”, o porque se trata de “tecnología” ya es un hecho de que el éxito del negocio esta asegurado. Lo cual sabemos que no es cierto. Una tienda virtual debe ser concebida como una “sucursal” de su actual negocio, así el empresario posea una tienda o un lugar físico donde comercializa sus productos, o posea una cadena de locales o puntos de venta.

Su tienda virtual debe ser concebida, tratada y darle la importancia que ella merece. El mismo tiempo que Ud. Le ha tomado planificar la implementación de su negocio: Que decoración usar, que productos vender, en que fechas hacer ofertas o promociones, ver que personal lo va a atender, que estrategia de precios usar, que labores de publicidad y marketing, etc. etc. Debe dárselo a su tienda virtual.

Pero lamentablemente esto no se da, será porque es algo virtual (no físico) que hace que el empresario delegue muchas responsabilidades inherentes a él, llámese Gerente, Administrador, Emprendedor, al programador, o al diseñador, o al personal de sistemas o a la persona o empresa que desarrolle la tienda virtual. Estas personas o empresas pueden ser muy capaces, muy competentes, muy experimentadas pero que por más voluntad y profesionalismo que le pongan al proyecto, nunca podrán equiparar el conocimiento y experiencia que el empresario tiene acerca de sus productos y de la forma de comercializarlos y lo principal, el conocimiento del mercado.

En todos los casos, sean emprendedores o sean empresas muy grandes, deben encargar sus proyectos de tiendas virtuales a un jefe de proyectos que debería ser el emprendedor o la persona que mas sabe de los productos o del negocio dentro de la empresa. Dicha persona debería supervisar el trabajo o desarrollo de la nueva sucursal en la web. Y debe verse así, la sucursal en la web de mi empresa, por ende debe preocuparle:

- ¿Qué productos son más visitados?

- ¿Qué productos se venden más?

- ¿Cuántas personas visitan mi tienda virtual?

- ¿De qué países llegan?

- ¿Cuánto tiempo permanecen en mi web?

- ¿Cómo llegaron a mi web?

- ¿Cuáles son los productos menos buscados?

- ¿Qué clientes nos compran más? Etc.


Las respuestas a estas preguntas permiten al Administrador de la tienda virtual mucha información que se va a convertir en dinero, pues tenemos a la mano información como es tendencia de compra, estilos de compra, hábitos, etc. de un mercado que adquiere sus productos y que confía en su empresa.

La gran ventaja de poseer una tienda virtual es que siempre tendrá un vendedor las 24 horas del día, los 365 días del año, presto a vender.

Tener una tienda virtual genera muchos beneficios y ahorros a las empresas que apuestan por ellas, desde la fidelización de los clientes, pasando por el proceso y optimización de los hábitos de compra de los usuarios hasta la reducción en los costos de operatividad.

Los empresarios no deben desaprovechar esta oportunidad que nos brinda la tecnología y el conocimiento humano, hay que aprovecharlo al máximo, con el fin de que puedan ingresar con éxito en la carrera de la información vinculada a los negocios, llamada comercio electrónico.

Por: Ing. John Mendoza
Gerente General de Apoyo Digital S.A.C. - Lima Peru

0 comentarios: