El Papel del Comunicador Organizacional

En la actualidad, las estructuras se han dotado de complejidad, siendo el sistema de mercado el regidor supremo de la sociedad moderna.

Tal condición a su vez se sostiene de organismos, empresas e instituciones que proveen de servicios y bienes a sus integrantes. En su desarrollo, tales organismos se mantienen de su presencia en el mercado, la cual es consecuencia de muchos factores.

Uno de ellos es la comunicación que a su interior se maneja, cuya efectividad repercute en las condiciones internas, la visión que la organización proyecta, que trae resultados tan favorables como el incremento de utilidades y el desarrollo positivo.

Esta vertiente de la comunicación se identifica bajo el nombre de comunicación organizacional, misma que podemos adoptar como aquella comunicación que surge y tiene lugar dentro de una organización. Dicha comunicación genera mensajes, comparte información; su formación y estudio implica las condiciones de su producción y los medios que emplea para ser difundida. Tal circunstancia repercute en las condiciones de sus integrantes y afecta en mayor o menor medida sus sentimientos, sus relaciones y sus habilidades marcando influencia en su entorno.

En este sentido, la comunicación organizacional representa un elemento fundamental de la tarea administrativa, por tanto el comunicador organizacional, o bien los responsables de llevar a cabo tales funciones en un organismo, sostienen tras de sí la tarea elemental de de alcanzar equilibrios internos para a partir de ello exteriorizar una imagen sana, competitiva, capaz de mantener interesados a clientes, proveedores; generadora de buenas relaciones con su entorno.

Tal situación del comunicador organizacional, lo enrola hacia una posición de enorme compromiso, ya que su desempeño influye en las evaluaciones del total de la organización. Por tal, el comunicador requiere de una objetividad total para identificar las fallas y necesidades reales; tener la capacidad de emplear los recursos adecuados de acuerdo a cada circunstancia. Y es en este caso donde al hablar de liderazgo, la definición no debe encaminarse hacia el comunicador, ya que su papel no es la de líder. Su real misión es la de encaminar hacia el liderazgo a toda la organización.

Bajo este enfoque podemos distinguir que el comunicador organizacional no tiene espacio en la individualidad, sin embargo, encontrará su gestión a partir de la interacción con los otros, es decir, con los individuos que componen su estructura.

El papel del comunicador organizacional no da pie a protagonismos. Sus aciertos difícilmente tendrán grandes reconocimientos, porque sus victorias para alcanzar tal condición, requerirán de una naturalidad que las haga ver como acciones existidas a lo largo de la historia de la empresa o institución. No obstante, su tarea es la que facilitará el camino hacia los éxitos comerciales y de servicios de toda organización.(Por Carlos Alberto Ruiz Maldonado)

0 comentarios: