Los consumidores serán más exigentes con las marcas

Entre las principales conclusiones del estudio, en la actual coyuntura económica un 20 por ciento de los entrevistados declara haber cambiado sus establecimientos habituales de compra debido a la crisis y, de éstos, el 80 por ciento afirma que seguirá comprando en ellos aunque la crisis pase.

El consumidor se volverá más exigente con las marcas, los productos y los establecimientos cuando acabe la crisis en España y, aunque seguirá atendiendo a la relación calidad-precio, no pagará una cantidad cualquiera por sus productos sin justificación, según los datos de un estudio de GFK, presentados en el V Encuentro de Tendencias DAS/OMNICON celebrado en Madrid.

Además, este nuevo consumidor se considera a sí mismo más reflexivo que antes, y un 67 por ciento asegura que tras la crisis seguirá valorando el precio de las cosas por encima de todo, mientras que casi un 40 por ciento asegura que mantendrá el hábito actual de planificar sus compras.

Del mismo modo, y aunque será más sensible al precio que antes de la crisis, el consumidor volverá a consumir de lo que se ha sentido privado durante la crisis. En este sentido, un 37 por ciento declara que una vez pasada la crisis, piensa que llegará a gastar incluso más dinero que antes en alguna de las siguientes categorías: ocio, alimentación o productos de belleza.

Según refleja el estudio, la actual situación económica ha creado una nueva relación entre el consumidor y las marcas. Así, uno de cada cuatro (25%) reconoce que se ha vuelto más exigente, pero asegura que será fiel a aquellas marcas que sigan empatizando con el consumidor, hayan aprendido del pasado y se hayan adaptado a la nueva situación del mercado.

En este sentido, casi un 30 por ciento afirma que volverá a comprar aquellas marcas que han bajado sus precios en estos momentos y "penalizará las que quieran volver sin más a la situación anterior a la crisis".

COMPRA POR INTERNET

La necesidad de encontrar productos a mejor precio ha supuesto que casi un 40% de los entrevistados afirme que ha aumentado el tiempo medio que destina a informarse sobre él antes de comprarlo, siendo Internet el medio más frecuentado para conseguir esa información.

La red permite a los consumidores actuales comparar precios, compartir conocimientos con otros usuarios y obtener toda la información necesaria que les haga decantarse por una elección u otra. Esta dinámica seguirá acentuándose tras la crisis ya que los consumidores aseguran que es un buen hábito que no van a abandonar.(Fuente: exodiario.eleconomista.es)

0 comentarios: