Nuevas maneras de hacer cosas tradicionales

Internet es un ente vivo, que muta constantemente, según cambien las costumbres, hábitos y necesidades de sus usuarios.

De esta manera cualquier disciplina relacionada con ella, también cambia, de manera vertiginosa. Vemos adelantos en cuanto a programación, nuevos lenguajes, aplicaciones y tecnologías. Y el uso que se le da hoy día no es el mismo que hace algunos años. Las social media han llegado para quedarse. Es de esperar que exista algún tipo de decantación natural, en cuanto a cantidad de redes sociales existentes.

Seguramente el nicho alcanzará su madurez, y algunos nombres desaparecerán. Pero, por lo pronto, podemos identificar sitios líderes, que crean tendencia.

Las novedades se “twittean”, y las empresas se presentan en Facebook. Por eso, quien quiera posicionar su sitio en esta nueva realidad social deberá indefectiblemente dedicarle un tiempo a trabajar en el aspecto social del sitio. La premisa, detrás de cualquier acción de márketing, desde la Roma antigua hasta nuestros días, es lograr que el mensaje llegue a la mayor cantidad posible de potenciales clientes. Y nuestros potenciales clientes ahora están en las social media. En consecuencia ahí es donde queremos estar.

En los albores de la práctica de SEO, la técnica de link building (conseguir enlaces externos) llevaba al intercambio de links, y a realizar publicidad en otros sitios. Hoy, también se busca conseguir enlaces externos, pero de otras maneras. La viralización de contenido de calidad suele dar mejores resultados que el desteñido intercambio de enlaces, y son una manera segura de conseguir múltiples enlaces de calidad.

La homogenización en cuanto a los buscadores, hace que estar bien posicionado en uno o dos de ellos (los más importantes, en cuanto a share del mercado, Google y Yahoo) hacen que con estar bien rankeados en estos sitios, ya sea suficiente garantía de tráfico constante. Los directorios regionales, y páginas de servicios también son importantes, pero casi más por el link externo que vincula a nuestro sitio que por la cantidad real de tráfico que podamos derivar de estos sitios.

No sólo las cuestiones en cuanto a posicionamiento web han cambiado. ¿Es necesario construir una página institucional? Ya podemos ir olvidándonos de esos aburridos sitios con una foto aérea de la planta, y las tradicionales declaraciones “La calidad ante todos”, y cosas así. Ahora, una página de Facebook tiene no sólo más repercusión sino también más elasticidad y permeabilidad a los mensajes de la comunidad. Una nueva manera de construir reputación.

Queremos llegar a nuestros potenciales clientes, pero ellos no esperarán pasivamente los mensajes publicitarios. Ahora están informados, buscan conveniencia, ofertas y calidad de servicio. Entonces, es necesario buscarlos proactivamente. Es el momento en que las leyendas de “Calidad de servicio” dejan de ser palabras vacías y se convierten en requerimiento para la subsistencia de la empresa.(Fuente: Por Victor Perez Acosta vía vpa-internet)

0 comentarios: