Los juegos sociales no quieren marcas, por ahora

Los medios sociales se han difundido tanto por el mundo que las grandes agencias publicitarias se desviven por obtener una porción mayor de los presupuestos de sus clientes para ese canal. Pero hay un área donde están ausentes: los juegos sociales.

Zynga, los grandes editores de juegos sociales, de éxitos como FarmVille y Mafia Wars, dice que 240 millones de personas juegan sus juegos. Calcula generar US$ 500 millones para fin de año con la venta de “bienes virtuales”.

Hasta hace muy poco, las marcas tenían bloqueada la entrada por razones económicas. La forma en que hacen dinero los fabricantes de juegos es vendiendo bienes virtuales dentro de los mismos juegos.

“Desde la cruda perspectiva de los números”, dice Kevin Slaving, cofundador de Area/Code (desarrolladores de juegos) “los juegos sociales no necesitan de las marcas. Obtiene su dinero directamente de las personas que juegan”.

El popular FarmVille, un juego en el cual los jugadores plantan cultivos con sus amigos, no tenían marcas hasta hace poco. Ahora muestra publicidad de Bing incrustada en el juego mismo y también introdujo publicidad de moras orgánicas de Cascadian Farm.
En menos de cuatro días hubo 310 millones plantaciones de esas entre los participantes. Ese es el tipo de exposición que entusiasmaría a cualquier marca.

Todavía no se advierte mucha acción por parte de otras marcas. Según un observador, algunas marcas pueden funcionar y otras no.
Disney, Google y MTV creen que los juegos sociales son la ol del futuro. Las tres han invertido recientemente en eso.

En cuanto al uso de los juegos sociales con objetivos promocionales por parte de las marcas, podría ser un proceso lento. Una posibilidad es que las marcas creen sus propios juegos, pero ésa es una propuesta costosa. También pueden salir a buscar el juego que más afín les resulta.

El otro aspecto es que todavía hay mucho por desarrollar en el espacio de los juegos sociales, algo que podría ser una buena noticia para las marcas. A medida que los editores de juegos busquen otras fuentes de ingresos, podrían ofrecer oportunidades a las marcas para que se sumen. Eso significaría el comienzo de la publicidad, también en los juegos sociales.(Fuente: Mercado)

0 comentarios: