YouTube convierte los vídeos parásitos en nueva forma de ingresos para anunciantes

El pasado mes de agosto un usuario subió a YouTube un vídeo que correspondía a una escena de la serie “Mad Men”, que emite la cadena AMC en Estados Unidos.

La productora Lions Gate, propietaria de los derechos, en lugar de pedir a YouTube que lo retirara, dejó el contenido en el portal de vídeos. A cambio, YouTube ha colocado anuncios en el vídeo y compartirá sus ingresos con Lions Gate, según informa The New York Times. Así, todos contentos.

Según el artículo, más de una tercera parte de los vídeos con publicidad vistos a la semana no han sido colgados por sus verdaderos propietarios.

Google, propietaria del portal de vídeos, no hace públicas las ganancias de YouTube, pero el diario apunta a que está cerca ya de la rentabilidad. Incluso los expertos hablan de que este año estará cerca de los 450 millones de dólares de ingresos y obtendrá beneficios.

Actualmente, YouTube ofrece varios tipos de anuncios, desde displays en la página de inicio y en las páginas de los vídeos, a vídeos promocionados así como anuncios dentro de vídeos o que abren una ventana al final de uno de ellos.

YouTube ya comparte beneficios con empresas colaboradoras, como puede ser la productora Lions Gate (normalmente suelen ser grandes compañías de entretenimiento). Cientos de estas empresas consiguen más de 100.000 dólares al año, destaca el diario neoyorquino, que señala el próximo objetivo del portal: atraer más anunciantes ofreciendo vídeos más profesionales (y no solo de gracias de bebés o mascotas). (Fuente: marketingnews.es)

0 comentarios: