La globalización del e-commerce para llegar a nuevos mercados es la clave de las ventas online

En los Estados Unidos los minoristas de internet tienen razones de peso para vender online a los consumidores extranjeros. Dado el desaceleramiento del crecimiento del comercio electrónico, éstos están buscando nuevas fuentes de ingresos en los mercados extranjeros, especialmente en economías emergentes como China, donde las ventas online de B2C se prevén que crezcan a una tasa compuesta anual de 94,2% desde 2010 hasta 2015.

“Algunos minoristas de Estados Unidos han comenzado a vender online a nivel internacional después de ver una cantidad significativa de tráfico llegado desde el extranjero”, declara Jeffrey Grau, analista de eMarketer y autor principal del nuevo informe, ‘La globalización del e commerce: lo que los minoristas necesitan saber sobre los mercados extranjeros’.

Hasta ahora, los países extranjeros más populares de Estados Unidos para los minoristas online han sido Canadá, Reino Unido y Australia, mercados sumamente desarrollados que comparten afinidades lingüísticas y culturales con los Estados Unidos. Sin embargo, los mercados con mayores perspectivas de crecimiento en los que están poniendo su mirada los minoristas, y que también presentan algunas de las mayores dificultades, son economías emergentes de comercio electrónico, como China, Brasil e India.

De acuerdo con una encuesta de marzo 2011 de Internet Retailer, la mayoría de los comerciantes online entrevistados indicaron que venden online a consumidores fuera de los Estados Unidos. Sin embargo, el alcance de las operaciones de las empresas al vender online a los consumidores extranjeros puede ejecutar riesgos, como la mera aceptación de los pedidos internacionales sin proporcionar atención al cliente para que tenga pleno derecho de cada país, los problemas con los sitios web y las operaciones en el extranjero.

El e-commerce añade una nueva dimensión a la venta mundial al por menor. Vender en el extranjero no es nada nuevo para algunos minoristas establecidos desde hace tiempo en Estados Unidos, pero la nueva tendencia creciente de compra a través de varios canales es incluso una nueva experiencia para ellos, nuevos retos se asocian al comercio electrónico internacional. ”Incluso al entrar en mercados muy desarrollados como el Reino Unido, Japón y Corea del Sur, los minoristas han tropezado con algunos riesgos por error suponiendo que estos mercados se construyen en el mismo molde que el de los EE.UU.”, dijo Grau. “Cada mercado en el extranjero, tiene características únicas que los minoristas de Estados Unidos deben tener en cuenta si se quiere tener éxito”. (Fuente: marketingdirecto.com)